Estafas virtuales: ¿Cuáles son los delitos que no están enmarcados en el Código Penal?

Cada vez son más comunes las estafas virtuales, en pandemia debido al incremento en el uso de herramientas digitales, este tipo de modalidad aumento en un 300%.

Desde “La gente y la 10” dialogamos con Rodrigo Álvarez, coordinador de Argentina Cibersegura, Jefe de Cibercrimen de la Agencia de Investigación Criminal de Santa Fe, para saber cuáles son las modalidades que no se encuentran enmarcadas en el Código Penal.

En principio aclaró que cualquier estafa virtual puede ser denunciada en las comisarías, siempre y cuando “encuadren en el delito penal”.

Además, explicó que, en el caso de la provincia de Santa Fe, existe la Agencia de Investigación Criminal. Una vez que la víctima realiza la denuncia se deriva a la fiscalía y esta determina si la investigación se lleva a cabo en la comisaría donde se realizó la denuncia o en la Agencia.

¿Cuáles son los casos que no cuentan como delito penal?

Rodrigo Álvarez detalló cuáles son las estafas virtuales que no acarrean ninguna pena o sanción:

  • Sextorsión: Amenaza de diseminación de imágenes explícitas, íntimas o embarazosas de naturaleza sexual sin consentimiento. Usualmente es con el propósito de obtener más imágenes, actos sexuales, dinero u otra cosa.
  • Ciberbullying o acoso virtual: Hostigamiento dentro de la edad escolar y entre pares, “existen lugares en el mundo como Brasil y España donde este tipo de modalidad es considerado delito porque el daño no es físico, pero si psicológico”, comentó Álvarez.
  • Difusión no consentida de imágenes: En Argentina no es considerado un delito, “hostigar, difamar, molestar, no cuenta con ninguna pena ni sanción”, expresó el coordinador de Argentina Cibersegura.

Por otro lado, marcó la diferencia entre Ciberbullying y Grooming: “Es cuando un adulto contacta a un niño con intención sexuales a través de un medio digital”, y añadió; “es considerado un delito desde el año 2013”.

Al hablar respecto a futuras leyes que puedan llegar a existir para que todas las estafas virtuales sean consideradas delito, especificó: “Se conoce la problemática, pero para que un delito se incorpore en el Código Penal tiene que haber un tratado”.

Además, agregó: “Hay proyectos de ley, no tienen que generar cosas de cero, tienen que tomar eso y darle fuerza para que se transformen en leyes”.

En cuanto a las estafas virtuales que tienen como objetivo sustraer dinero, Rodrigo Álvarez, hizo hincapié en la importancia de la autenticación de múltiples factores.

La autenticación de múltiples factores es un método de control de acceso informático en el que a un usuario se le concede acceso al sistema solo después de que presente dos o más pruebas diferentes de que es quien dice ser.

Álvarez recomienda seguir tres simples pasos:

  • Contraseña: “No tiene que ser una común como el nombre de tu mascota, tu fecha de nacimiento o 1234”.
  • Doble factor de autenticación: Además de requerir un nombre de usuario y contraseña, solicita el ingreso de un segundo factor de autenticación, como, por ejemplo, “un código de seguridad de único uso, que por ejemplo puede llegar a tu número celular”.
  • Autenticación de “algo que somos”: Huella digital, lector facial o reconocimiento ocular.

“Si usamos estas tres cosas nos estamos brindando seguridad”, concluyó el coordinador de Argentina Cibersegura, Jefe de Cibercrimen de la Agencia de Investigación Criminal de Santa Fe.