Caso Cuchán: “Alguien que descuartizó y no reconoce lo que hizo es peligroso para la sociedad”

“La gente y la 10” dialogó con Enrique De Rosa, psiquiatra, acerca del caso Cuchán.

Este 24 de octubre el asesino de Luciana Moretti, Pablo Cuchán, saldrá en libertad tras haber sido condenado por matar, descuartizar y prender fuego a la joven. El hecho sucedió en Ingeniero White en 2004, cuando Cuchán tenia 25 años y ella 15.

Desde el poder judicial confirmaron el vencimiento de la condena, siendo a partir del lunes 24 una persona más en la sociedad, con el antecedente ya mencionado en su haber.

Cabe aclarar que al momento de llevarse adelante el juicio por el asesinato de la menor, la figura del “femicidio” no estaba contemplada en el Código Penal.

Por su parte, el asesino nunca reconoció haber matado a Lucia Moretti, alegando que la joven se murió por sobredosis y que ante ese escenario no supo actuar, y terminó descuartizando y quemando el cuerpo, para luego esconder las partes en distintos puntos de White.

En tanto, en 2016 Cuchán había sido excarcelado con el beneficio de la libertad condicional, tras cumplirse 11 años de la condena. En ese momento decidió asentarse en Monte Hermoso, donde fue declarado persona “no grata”. Durante esos años, su pareja denunció haber sufrido violencia de género.

Además, fue repudiado en reiteradas ocasiones en las redes sociales, al haberse creado perfiles en aplicaciones de citas.

El periodo de libertad de Cuchán duró hasta 2019, cuando volvió a la cárcel de Saavedra por haber chocado con su auto e intentar ahorcar a una joven. Desde ese momento permaneció preso hasta la fecha, aunque solicito beneficios de libertad condicional.

El psiquiatra, Enrique De Rosa, habló respecto a cómo funcionó la justicia en este caso: “Es sistema que no sirve, no se tiene que ocupar de los casos aisladamente, es un sistema más amplio”.

Además, agregó: “Alguien que descuartizó y no reconoce lo que hizo es peligroso para la sociedad, no puede quedar en libertad”.

También De Rosa explicó que Cuchán es una persona que ya venia con conflictos antes de caso de Luciana Moretti: “Tenía casos de maltrato animal, violencia contra otro joven, luego pasa lo de Luciana y los últimos hechos, si trazamos una línea del tiempo sabemos que sigue en la misma dirección”.

Por último, comentó en la sociedad existe un cambio de paradigma y “la justicia debe cambiar, abocarse a un caso aisladamente sino de una manera más amplia”.

“No se puede liberar a una persona que está en situación de riesgo potencial”, concluyó el psiquiatra.